Pinajarro

Nuestra historia se remonta a cuando nuestros abuelos secaban los jamones en las pequeñas bodegas de sus casas y toda la familia nos reuniamos al calor de la chimenea para hacer la típica matanza. Con el buen hacer y poco a poco, la demanda fue creciendo hasta lo que es hoy Pinajarro. Una empresa familiar que sigue mimando los procesos de elaboración como nuestros abuelos, con los productos naturales de nuestra tierra y seleccionando nuestros cerdo ibéricos de las dehesas extremeñas.  

Todos nuestros jamones son curados en secaderos naturales con los aires de nuestra sierra y la nieves del invierno. Entre 24 y 30 meses para los ibéricos cebo campo y para los exquisitos jamones de bellota a partir de 30 meses.

Nuestros embutidos y lomos son de tradición artesanal y casera. Este tipo de embutidos requiere un cuidado muy especial en la selección de las carnes y una elección muy minuciosa de los ingredientes. Para ello contamos en todos los pimentonados con el magnifico pimentón de la Vera.

Todos nuestros embutidos son presentados envasados al vacío, de esta manera se protege al producto y se evitan sus mermas, conservando su sabor íntegro.

Pinajarro viene ofreciendo a sus clientes un producto de cuidada y esmerada elaboración.

Como desde el principio, nuestros productos son secados en secaderos naturales, con el clima inigualable que nos confiere la Sierra, esto junto con el buen hacer aprendido de nuestros abuelos hace que le podamos ofrecer un producto de la más alta calidad.

Elaboramos una gran variedad de productos como panceta, cabecero, lomo, jamón o chorizo así como sus distintas variedades: adobados, salados, pimentonados, de bellota o de cebo...

Desde esta web usted podrá conocernos mejor y comprar productos extremeños sin necesidad de moverse de su casa.

Garantía

En nuestra empresa damos al cliente un trato personalizado, por lo tanto, nada mas recibir su pedido nos pondremos en contacto contigo.

Calidad

Somos una empresa familiar y no fabricamos un producto de "batalla", sino un producto de cuidada y esmerada elaboración.

Tradición

Nuestra historia se remonta a la década de los años 30 en la que nuestros abuelos secaban los jamones en las pequeñas bodegas de sus casas.